Billete de ida

He guardado el billete de ida en el tercer cajón de la mesilla, y no el de vuelta (que estará perdido en la estación)… Como si de alguna manera aún pudiese volver al tocar billete (ójala)….

Decidí quedarme con los buenos recuerdos, con las sonrisas sinceras de no sé que decir y las tímidas miradas que todo lo dicen,con las escapadas a la montaña y los atardeceres, con los fuertes abrazos que te cortan la respiración y te elevan del suelo, haciéndote volar sin alas y despojándote de tus mayores miedos.


Llevo conmigo mil y una noches (aunque solo fueron 17) tan bonitas como efímeras, de conversaciones absurdas llenas de carcajadas de esas que hacen más llevaderas los males, de viejas canciones cantadas con mucha pasión y poco ritmo, de tus ojos verdes clavados en los míos, de paseos infinitos por una minúscula y olvidada ciudad del norte…

Supongo que hizo efecto ir en tan buena compañía. A veces, está bien volver diez años atrás y sentir que nada ha cambiado, como si mi hogar entre tus brazos nunca hubiese dejado de serlo…

B.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s